CITA ANONIMA – VIII

Mi eterno agradecimiento al tío que un buen día se levanto una mañana y se dijo:

”¡Voy a inventar la cerveza, coño!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *