En cuanto al uso de la avena como ingrediente para la fabricación de cerveza, se utiliza en pocas cantidades y para la elaboración de alguna variedad de cerveza blanca tradicional.
            En la actualidad, podemos encontrar cervezas con este ingrediente en los productos artesanos que confeccionan las micros.
            La avena es una planta de las gramináceas, con cañas finas y largas de 30 a 50 cm. de altura con espiga al final del tallo que alberga los granos del cereal.
            Es un cereal muy valorado por sus propiedades alimentarias, por su alto contenido en proteínas, empleándose tanto en consumo humano como animal, pero el menos empleado para la fabricación de cerveza, por varios motivos entre los que cabe destacar su composición en la que encontramos que es muy pobre en almidón y azucares siendo el sabor del mosto realmente desagradable, en lo que se traduce como una cerveza cruda y de menor calidad, muy turbia y espumosa, por lo que se emplea con cebada.