MALTEO DE LOS CEREALES

Para la fabricación de cerveza se utiliza diversos tipos de cereales como cebada, trigo, centeno, maíz y avena entre otros. El proceso de malteo consiste en remojar los granos ( generalmente de cebada) durante dos o tres días hasta que comienzan a germinar; luego se esparcen y se les deja germinar cinco días mas. En esta fase, el almidón que contiene el grano se convierte en azucares fermentables, esenciales para la elaboración de la bebida. En seguida, se calientan los granos y se tuestan para detener la germinación. Este proceso facilita la capacidad de fermentación de estos granos.

El calor al que están sometidos los granos y el tiempo que pasan en el tostador son los factores que determinan el color y el sabor de la malta, que a su vez definirá el sabor y el color de la cerveza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *